A Grey Quintero la crisis económica la convirtió en maga. Vive en casa de su mamá, junto a 11 familiares, entre los que destacan seis hijos.

Procura preparar 36 porciones diarias de alimentos. «Acá tratamos de hacer las tres comidas, no es fácil, pero lo intentamos», agrega la mujer, habitante del sector Altos de Lídice del Distrito Capital.

Indica que se las arregla con lo poco que traen las bolsas CLAP y la ayuda que recibe mensualmente de una ONG, «gracias a Dios yo recibo ese apoyo, sino quien sabe donde estaría».

«Yo tengo año y medio que no trabajo, tengo que estar inventando para poder medio producir dinero, es angustiante», agrega la mujer, víctima además de la cuarentena impuesta por la pandemia de covid-19.

Según el más reciente estudio realizado por el Observatorio Venezolano de Seguridad Alimentaria y Nutrición (OVSAN), el 54 % de los caraqueños se sintió más angustiado que lo usual al no tener que comer en medio de la cuarentena.

El 37 % se sintió más deprimido y el 26% duerme peor que lo habitual. «Esta situación le quita el sueño a cualquiera».

Con suerte -agrega Quintero- a veces hay pollo o carne, pero cuando no, opto por mortadela, queso, salchicha, así sea arepa con mantequilla nada más comemos», refiere.

En cuanto a la ingesta de frutas, Quintero asegura que en su hogar sólo comen cambur que es lo más económico, «solo cuando lo consigo barato, los jugos son los de sobre, nada natural».

Recuerda que hace cuatro años, con su trabajo, comia lo que se le antojaba, «incluso cuando no quería cocinar me daba el gusto de comer en la calle. Antes comia chuleta, ahora con suerte compro una para picarla y echarla a los granos».

Califica como una «cajita de sorpresas» las bolsas que entrega el gobierno. «Uno la paga y no sabe lo que trae hasta que te llega. Ya no trae cosas básicas y necesarias como aceite, otro motivo de ansiedad y angustia».

Quintero asegura que a pesar de todo los venezolanos están bendecidos, «porque para sobrevivir en este país hay que estarlo», remata.

Refiere que la crítica situación actual es culpa del mal manejo del país, «eso nos llevó al caos que estamos viviendo».