El 98 % de los habitantes del estado Yaracuy no tienen seguridad alimentaria plena, según reporte de la más reciente encuesta del Observatorio Venezolano de Seguridad Alimentaria y Nutrición (OVSAN).

Se estima que 8% de esta población está en inseguridad severa y 33% en inseguridad moderada, por lo que un 41% está en inseguridad, indica la encuesta realizada este año.

Además, casi 3 de cada 5 hogares tiene un suministro marginalmente seguro de alimentos, es decir, comen porque sacrifican el resto de sus necesidades, y sólo 2% de los hogares son capaces de suplir sus necesidades de alimentación y otras necesidades básicas.

Es el caso de Luz Marina Pereira, quien habita en San Felipe, capital de esta entidad, quien no puede enviar a sus hijos al colegio por no tener dinero para comprarle el uniforme.

«Era o comprarle los zapatos o comprar comida. La prioridad es comer, y en cholas no los voy a enviar a la escuela», dijo la joven madre.

Narra que como ella están otro habitantes de la zona, quienes condicionan incluso tratamientos médicos a los alimentos. «Mi comadre es hipertensa, ella dejó de tomarse las pastillas porque no le alcanza y debe alimentar a su familia», dijo Pereira.

OVSAN indica además que para poder alimentarse las familias en Yaracuy aplican estrategia de sobrevivencia como buscar un trabajo informal (94%), trabajar con pago en alimentos (92%), comer alimentos menos preferidos o más baratos (87%), comprar a crédito (81%), reducir el tamaño de las porciones (76%), pedir alimentos o dinero prestado para adquirir alimentos (53%).

Lo expertos alertan sobre los efectos que estas estrategias, impuestas por la situación económica, tendrán en el desarrollo actual y futuro del capital humano del estado.