Pese a vivir en un estado donde destaca la actividad pecuaria por la cría de bovinos y porcinos, Emilia Nieves, ama de casa, admite que consume muy poca carne.

Vive junto a su esposo y tres hijos en una vivienda ubicará Araure. Mientas colabora con la economía familiar limpiando una escuela, su esposo trabaja en una finca cercana donde cultivan cereales, maíz. 

«Trabajamos duro ambos y ni así podemos llevar a la mesa los tres platos diarios», reseña la mujer, tras asegurar que lo que más se consume en su hogar son  arepas.

De hecho, el más reciente estudio realizado por el Observatorio Venezolano de Seguridad Alimentaria y Nutrición (OVSAN) reveló que en este estado llanero del país destaca la baja frecuencia de consumo de carnes y pescados ya que 59 % y 98 % de los hogares evaluados los consume menos de 3 días a la semana, respectivamente. 

«Es sumamente caro, incluso el pescado de río», agrega Emilia. Entre su sueldo y lo que gana su pareja, logran reunir unos 50 $ que poco alcanza para comer todo el mes. 

Indica que su dieta se basa en arepa con queso y mantequilla, al menos dos veces al día. «Con suerte podemos a veces compra huevo y mortadela y rellenarlas con ello», agrega. 

En general – según OVSAN – los grupos de alimentos que más se consumen las familias en Portuguesa con cereales (harina de maíz) 99%, azúcares 91% y leguminosas 83%.