El Programa Mundial de Alimentos anunció el pasado 19 de abril que iniciaría operaciones en Venezuela, con el objetivo de proporcionar comidas escolares y atacar así el hambre infantil que hay en el país y dar alivio a las familias que lo necesitan. El acuerdo permite establecer presencia del organismo de la ONU, y empezar la labor humanitaria. El objetivo inicial es llegar a 185.000 niños y niñas, aunque el director del Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés), David Beasly, avanzó que el operativo pretende llegar a 1,5 millones de niños y niñas en todo el país.

El WFP indicó que también que se invertirá en la reparación de estructuras fundamentales para garantizar la alimentación. Tal es el caso de los comedores escolares, que serán rehabilitados, y la capacitación del personal de las escuelas en materia de las prácticas para la seguridad alimentaria. Esto quiere decir que la operación no sólo busca el alivio de los síntomas del hambre; también persigue soluciones para problemas a nivel de estructuras. 

Se prevé que el objetivo final de alcanzar 1,5 millones de niños y niñas puede ser alcanzado para el final del año escolar 2022-2023, así como también que el presupuesto anual sea de US$190 millones.

Todo ello significa que en un primer momento, aún y cuando se llegue la mencionada cifra de los 1,5 millones de niños y niñas con apoyo alimentario, el objetivo será permitir que las familias no tengan que elegir, por ejemplo, entre una educación para sus hijos o la comida para sus hijos. Allí radica la importancia de los comedores escolares para la comunidad. Reactivar y rehabilitar las estructuras existentes son otra muestra de cómo se entienden a los colegios como nodos dentro del sistema alimentario que permiten la alimentación niños y niñas que de otra forma no podrían obtener esos alimentos.

Quedará por ver el éxito de la operación, dada la complejidad de la situación venezolana en todos sus niveles. El acceso incondicional del WFP a todas las comunidades que requieren es un requisito indispensable para evaluar y trabajar.

El WFP indicó en su comunicado que la operación, al igual que el resto de sus misiones, está regida por los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad, e independencia operativa.