Productores del estado Lara usan sus cosechas como método de pago debido a la escasez de efectivo, las fallas en la conexión a Internet para hacer las transferencias electrónicas y la devaluación del bolívar.

Estas personas costean desde lo esencial para sobrevivir hasta el combustible o las consultas médicas, reseñó La Prensa. Los habitantes de las parroquias Guárico, Hilario Luna, Luna y Anzoátegui desde hace dos años cambian el café por otro producto o servicio.

El precio del kilo de café molido cuando no hay cosecha equivale a un dólar. Un pasaje desde Guárico hacia Barquisimeto vale tres dólares. Es decir se paga con tres kilos de café para ir a la capital y abastecerse de insumos”, señaló el cafetalero Luis Artigas.

“Aquí la gente intercambia el café por víveres, carne, gasolina y hasta sirve para pagar el servicio de un odontólogo por sacar una muela”, agregó.

Explicó que la gente fija los precios en dólares, pero como también escasean las divisas en efectivo deben pagar con quintales (46 kilos con 200 gramos) o bolsitas de café. Este producto, en temporadas de cosecha, de septiembre a febrero, se cotiza más barato.

El productor Andrés Eloy Blanco, de Sanare, señaló que en esa zona “bachaquean” la gasolina y que, por lo tanto, cobran el litro hasta en dos dólares. “Cuando no tenemos flujo de caja para cancelar utilizamos parte de la mercancía que debemos trasladar al Mercado Mayorista de Barquisimeto para pagar”, dijo.

Aseguró que para llenar el tanque de su camión 350 (50 litros de combustible) deben pagar con 10 cestas de lechuga y 10 de brócoli, que tiene un precio de 3 dólares cada una. Además de 4 cajas de coliflor, que valen 10 dólares cada una.